Calidad de vida en Chile 2018

vida en chile

Un Chile en crecimiento se esfuerza por ofrecer calidad de vida a sus ciudadanos

El país calificado con el índice de desarrollo “muy alto”, presenta disparidad de los salarios y sus promedios de ingresos mensuales entre trabajadores.

¿Qué es un país de ingreso alto?

Aquel que con sus bienes y servicios de producción puede ofrecerle a sus habitantes ciudades ordenadas, urbanizadas y seguras. ¿Qué es un país en vía de desarrollo? Aquel que, de acuerdo a sus ingresos, les ofrece a sus habitantes calidad de vida.

Chile es uno de ellos. Sus cuatro estaciones, algunas veces extremas, no son impedimento para que locales y extranjeros se sientan a gusto teniendo como hogar uno de los países latinoamericanos más importante en vía de desarrollo.

Las estadísticas del departamento de Desarrollo Humano de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) no mienten cuando ubican al país del suroeste de Latinoamérica en el puesto 44 entre 187 países estudiados del mundo, en cuanto a la calidad de vida que les ofrece a sus habitantes.

Muchos datos se deben analizar –como la esperanza de vida al nacer, tasa de alfabetización, años de escolaridad e ingreso per cápita de los habitantes- para entender que Chile está en la misma lista de calidad de vida en donde se encuentra Holanda, Australia y Noruega. Pero la explicación se hace menos amena si vemos que el sueldo mínimo del chileno alcanza sólo para vivir.

El salario mínimo en Chile es de 270 mil pesos, lo que equivale a 410 dólares americanos, sin embargo el 50 por ciento de los trabajadores gana menos de 300 mil pesos. Estos pueden ser los gastos:

  • Alimentación e higiene: alrededor de 100 mil pesos al mes
  • Vivienda: entre 100 mil y 200 mil pesos si una habitación
  • Transporte: alrededor de 50 mil pesos
  • Gastos comunes o servicios: alrededor de 50 mil pesos.

A profundidad

Para Gonzalo Durán, economista de la Fundación Sol, la diferencia de salarios entre los chilenos hace que los promedios no sean considerados para encontrar la realidad del costo de la vida. Esta fundación estudió a profundidad las estadísticas publicadas por el Instituto Nacional de Estadística de Chile y determinó que los índices arrojados en promedio no reflejan la realidad en la que viven la mayoría de los chilenos.

“Sólo entre el 7 y 8 por ciento de los trabajadores ganan más de un millón de pesos mensuales, pero ellos elevan la tasa de promedio global. El 50 por ciento que ganan menos de 300 mil pesos mensuales deben recurrir al endeudamiento para poder costear gastos. Algo grave que pudimos ver es que la mayoría de los trabajadores chilenos tienen menos ingresos líquidos que los trabajadores de los países con índices per cápita inferiores a los de Chile, lo que habla de un atraso en los salarios con respecto al nivel de desarrollo de los países”.

Chile puede seguir acercándose a los estándares de vida que ofrece los países con los mismos ingresos per cápita, incluso ha desarrollado un ingreso gradual sostenido del salario mínimo para lograr ese objetivo. No en vano es uno de los destinos ideales para los que emigran, puesto que a pesar de las cifras, la realidad es que cuando los servicios públicos funcionan, se ofrece los productos y servicios necesarios para el desarrollo personal, y el arriendo, la alimentación y el transporte están cubiertos; se da paso a la calidad de vida. Debe ser de orgullo para muchos chilenos saber que viven un país que es ejemplo de desarrollo en el mundo occidental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *